¿Qué nos hace elegir un anillo u otro? ¿O por qué preferimos un reloj automático a uno de cuarzo? Son las preguntas que nos asaltan cuando tenemos delante un muestrario. Y la respuesta más clara es por que nos transmite algo diferente, nos hace sentir algo especial.

Joyería Miguel Relojería es una empresa familiar con más de 40 años de experiencia en el sector situada en Vélez-Málaga (Málaga). A lo largo de este tiempo nos hemos ido diferenciando por hacer una apuesta clara por la joyería de estilo italiano y las marcas relojeras tanto de maquinaria suiza como de innovación japonesa.

Cuando se tiene entre las manos un anillo, pulsera o pendientes “made in Italy” es algo extraordinario: desprende estilo, feminidad, elegancia,… En el instante que la llevas puesta sobre tu piel se adapta de tal forma que se convierte en algo tuyo. Sensaciones difíciles de describir y ver a través de una pantalla. Detrás de una joya hay empresas formadas por personas con muchos años de experiencia en el mundo de la joyería, mimando todos los aspectos de la creación de un joya: diseño, calidad de las materias, taller….

Sucede algo similar con los relojes. Marcas como Tissot, Seiko o Rado, conocidas mundialmente representan nuestros principios: la mejor relación calidad-precio. Calidad que está totalmente contrastada en los mecanismos “made swiss”, tanto en cuarzo como en automáticos, montadas sobre cajas de acero y cristal zafiro (Rado fue pionero en utilizar cerámica de alta tecnología, resistentes a las ralladuras). En el caso de los relojes de procedencia japonesa, éstos encarnan la innovación en relojería: siempre a la vanguardia de la funcionalidad digital, así como de nuevas formas de acumulación de energía en la mecánica automática.

Tampoco nos olvidamos que el reloj es moda. Lotus, Versace, DKNY WATCHES, Custo on Time… Cualquiera de ellas, además de otras más, corresponde a un tipo de público. Dependiendo de nuestro estilo de vida, encontraremos el reloj ideal.

Y no nos podemos dejar atrás al diamante, la piedra más dura del mundo (un diamante sólo consigue ser rallado por otro diamante), pero a la vez, puede llegar a ser frágil. Los diamantes es una de las esencias de la joyería junto a los metales nobles, en particular, el oro. Siempre de 18 quilates, en distintas presentaciones. Siendo el amarillo su color característico, actualmente se encuentra muy extendido en la joyería el oro blanco y rosé (o rojo); incluso con tratamientos muy específicos, existe el oro negro o marrón, que al ser montados con diamantes blacks o bronws generan piezas espectaculares, por su rareza y colorido.

SOBRE NOSOTROS

Joyería Miguel Relojería fue fundada por Miguel Fernández García en septiembre de 1969 en su población natal, Vélez-Málaga (Málaga). Miguel llevaba años trabajando para una joyería local desde jovencito y decidió que era el momento de intentar montar un negocio por su cuenta. En ocasiones me ha contado (la que escribe es su hija mayor) que el primer día que abrió al público vendió 150 pesetas…. Fue poco a poco, con la confianza que la clientela depositó en él, y posteriormente, en su mujer, María Fernández Ruiz y con la ayuda de grandes trabajador@s y familia, que nunca olvidaremos y que llevamos en nuestro corazón, como creció hasta hoy.

Ahora, el “equipo” es más grande, ya que nos hemos sumado los tres hijos del matrimonio, María José, Francisco y Care; y nuev@s emplead@s que intentaremos hacerlo, al menos, igual de bien que ell@s.

Y siempre con el mismo espíritu: intentar hacer llegar a los clientes piezas o productos que destacan por su calidad, diseño, originalidad…. Por eso que te hace sentir algo diferente, especial.

Y por supuesto, siempre a disposición de nuestr@s client@s:)